5 lecciones “marketeras” del carismático Jon Nieve de “Juego de Tronos”

 

Las redes sociales están que arden desde que la HBO levantara hace un par de días el telón del primer póster promocional de la nueva y esperadísima sexta temporada de Juego de Tronos.

En ese póster todos los flashes los acapara Jon Nieve, un personaje que, según han jurado y perjurado en múltiples ocasiones los guionistas de la exitosa serie televisiva, estaba “más muerto que la muerte”.

Sin embargo, si el bueno de Jon Nieve está de verdad criando malvas en el cementerio, ¿por qué su rostro ensangrentado se cuela en el nuevo cartel promocional de Juego de Tronos? Ésta es la pregunta que reconcome en estos momentos a muchísimos fans de la adaptación televisiva de la célebre saga literaria de George R. R. Martin.

De lo que no hay duda es que del universo de Juego de Tronos los “marketeros” tienen muchísimas lecciones que aprender. A continuación, y de la mano de Horizont, desmenuzamos algunas de esas lecciones:

1. Aspire a convertirse en una “lovemark”

Juego de Tronos es probablemente una de las marcas más amadas en el vastísimo universo “marketero”. Y lo es no sólo porque utiliza Twitter y otras redes sociales con muchísimo tino sino también porque todo lo que hace en estos canales (y también en otras plataformas) está condimentado con historias con verdadero “gancho” para el espectador.

2. Despierte los anhelos de la audiencia

Juego de Tronos es toda una maestra en el arte de los “cliffhangers”. Cada vez que una de sus temporadas (ya van cinco) llega a su fin, los fans se quedan con ganas de más. Y los creadores de la serie juegan de manera magistral con la avidez de novedades de la audiencia, poniendo en sus manos información que llega a cuentagotas (y de manera a veces deliberadamente confusa). El póster promocional de la sexta temporada es quizás el mejor ejemplo de la maquiavélica (pero eficaz) manera en que Juego de Tronos juega con las expectativas de su audiencia.

 

3. El contenido es el rey

En el capítulo final de la quinta temporada de Juego de Tronos muchos fans se quedaron de piedra ante la tamaña desgracia de la que fueron testigos sus ojos frente a la pequeña pantalla. Jon Snow, uno de los personajes más carismáticos de la serie, terminaba tirado en el suelo envuelto un charco de sangre. A los fanáticos de la serie de HBO, ya curados de espanto y hartos de ver morir a sus personajes favoritos a final de temporada, la supuesta muerte de Jon Snow les sentó a cuerno quemado, pero terminaron aceptándola (más o menos). Sin embargo, cuando lo peor de su duelo por Jon Snow ya había pasado, HBO estrenó el primer póster promocional de la sexta temporada de Juego de Tronos y llegó la gran sorpresa: el héroe no estaba muerto (o eso sugiere el cartel de marras). Con este suculento “cebo” en forma de contenido HBO se las ha ingeniado para que miles de fans muerdan el anzuelo y hagan correr ríos de tinta sobre su serie en las redes sociales. Ni que decir tiene que la cadena estadounidense ha conseguido lo que quería: dar que hablar.

4. Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Una fotografía de un Jon Snow ensangrentado y dos palabras (abril y HBO) le han bastado a HBO para desencadenar todo un fenómeno viral en las redes sociales. El minimalismo es a veces la mejor manera de conectar con la audiencia.

5. Las “lovemarks” son únicas seduciendo a los “secuestradores”

Todo lo que hace y dice Juego de Tronos en las redes sociales es analizado (y a veces “secuestrado”) al milímetro. En la nueva era digital ser imitado (e incluso “raptado”) es sinónimo éxito. Y Juego de Tronos, una “lovemark” en toda regla, ha sido “secuestrada” en múltiples ocasiones. Poco le importan, con todo, estos “raptos”. Le sirven, al fin y al cabo, para hechizar (aún más) a su fans.

fuente: marketingdirecto.com

Anuncios